Retiro

¿Retiro?

La vida es puro equilibrio, eso sí dinámico…en permanente cambio. Y ese es el gran arte: mantenernos en equilibrio a través del cambio constante.

En medio de una vida intensamente ocupada en hacer, lograr y conseguir, la pausa y el detenimiento son actos más bien denostados en nuestra cultura.

Y, sin embargo, son esenciales para recuperar el equilibrio perdido.

Un espacio de silencio y escucha interior puede impulsar un pequeño cambio de rumbo. En la parada de las rutinas cotidianas podemos experimentar el beneficio de la quietud y la atención a las cosas esenciales. Incluso podemos llegar a escuchar los latidos de nuestro corazón, y dar voz a nuestros anhelos más sutiles y valiosos.

Incluso a veces, podemos llegar a sentarnos en el silencio profundo de la no mente, y vivenciar nuestra esencia. 

E.V.