Un Cuento Zen

Se cuenta que un monje se puso en camino para visitar a la montaña Wu-t´ai, la montaña sagrada que se considera la morada de Manjusri, el Buda de la compasión. Anciano y débil, caminaba por el sendero solo. Tras largos meses, alzó la cabeza y miró hacia arriba y vio la majestuosa montaña delante de él.

Al borde de la montaña había una mujer que trabajaba en el campo. Se dirigió hacia ella preguntando: Por favor, dígame ¿cuánto tengo que continuar para llegar al Monte Wu-t´ai?

La mujer simplemente lo miró, hizo un sonido gutural y volvió a su azada.

El siguió preguntando una segunda y una tercera vez, pero seguía sin haber respuesta.
Pensando que era sorda, el monje siguió su camino.

“Dos días más, le llevará dos días más”

Algo molesto el monje contestó. “Pensé que era sorda. ¿Por qué no me ha contestado a la pregunta antes?”

La mujer respondió:
“Usted hizo la pregunta cuando estaba parado de pie, Maestro. ¡Tenía que ver cuán rápido y decidido es su paso!”

¿A Qué velocidad te mueves hacia tus objetivos?

Feliz día.