El Camino Zen del Corazón

Silencio, Escucha, Quietud, Movimiento interior, Emociones que hablan, Meditación, Emociones que se expresan, Liberación, Alivio, Soltar, Crecer, Despertar…

El Camino Zen del Corazón se inicia con la meditación Zen. Sentad@ sobre tu cojín o tu silla, con la espalda erguida, el cuerpo relajado y la atención dispuesta a seguir sin tregua el hilo de la respiración, sintiendo cómo tu abdomen se expande con cada inhalación.

El primer paso consiste en aprender a enfocar tu atención consciente y voluntariamente. Y este primer paso conlleva tiempo de práctica, dado que en general la mente del ser humano está acostumbrada a vagabundear allí dónde le place.

Cada día, una o mas veces, una o más sentadas. Apaciguar la mente siguiendo la respiración es el camino. Observar los pensamientos mientras van y vienen, consciente de que tu identidad esencial está más allá de todos ellos, en un espacio sin límite y un tiempo eterno.

El siguiente paso consiste en aprender a sostener la atención sobre tus emociones. En cualquier lugar, en cualquier momento. Aprender a sostener la tensión corporal que genera la sensación emocional. Habitualmente huimos de ello, especialmente cuando la emoción y los sentimientos son contractivos, el miedo, la ira, la vergüenza, la culpa, el odio…

Y el camino que sigue a continuación es aprender a meditar en la emoción, es decir, sostener tu atención meditativa sobre las sensaciones corporales y emocionales, dejando marchar cualquier pensamiento. En algún momento del proceso se desvelan emociones más antiguas y profundas, pensamientos y creencias del pasado que aún asociamos a las vivencias emocionales actuales.

Y poco a poco, todo un mundo inconsciente se va desvelando, contenido desde la consciencia sabia y amorosa de nuestro ser esencial. Esa esencia que sabe y ama todo lo que somos.

Próximo retiro Zen del gran Corazón del 29 de Marzo al 1 de Abril.

Feliz día.

EV